Relacionan calidad del sueño con actividad física

Un nuevo resultado pone de manifiesto la relación directa entre la calidad del sueño y la poca actividad física en personas de edad avanzada. A esta conclusión se llega en una investigación realizada en seis centros médicos universitarios de los Estados Unidos, cuyo objetivo ha sido determinar si la calidad del sueño de hombres ancianos con una edad media de 76 años, medida con técnicas tales como la actigrafía y la polisomnografía (PSG), se relaciona con algunas medidas de la capacidad física como la fuerza del puño y la velocidad al caminar, entre otras. La polisomnografía (PSG) es una técnica que registra, mediante 2 o más medidas electrofisiológicas, como el electroencefalograma y el electromiograma, las características del sueño de los individuos explorados mientras duermen en un lugar especialmente acondicionado.

La actigrafía valora la actividad física mediante un dispositivo del tamaño de un reloj pulsera que almacena la información sobre los movimientos de la mano del individuo explorado y puede realizarse durante muchos días y noches consecutivos, en su propio domicilio. La concordancia entre los datos aportados por la actigrafía y la PSG suele ser superior al 90%.

Participaron el la investigación 2.862 hombres con una edad media de 76 años. No se tuvo en cuenta la dieta realizada ni si tomaron algún tipo de suplementos deportivos tales como batidos de proteinas. Sin embargo, si se evaluaron los siguientes datos:

– la latencia del sueño, que es el tiempo transcurrido desde estar completamente despierto a caer dormido. Durante el día una latencia de 15-25 minutos se considera normal, mientras que un tiempo más corto indica que la persona duerme poco y mal durante la noche. Una latencia diurna de menos de 5 minutos indica que el trastorno del sueño es muy importante.

– El total de horas dormidas durante la noche.

– El tiempo que el individuo permanece dormido desde el comienzo del sueño.

– La eficiencia del sueño, que es la proporción del tiempo que el individuo permanece dormido durante la noche mientras está en la cama.

Las medidas realizadas pusieron de manifiesto que la fragmentación y la mala calidad del sueño se asocia con una menor capacidad física en los hombres ancianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *