HIIT: una forma eficaz de quemar grasa

Tras las siglas HIIT se esconde un eficaz y efectivo sistema de entrenamiento que cualquier persona puede practicar.

HIIT es un método que deja poco lugar a las excusas ya que, con apenas unos minutos al día puedes conseguir resultados y no necesita de ningún tipo de accesorio para poder practicarlo por lo que eso del “no tengo tiempo” o “es muy caro” no sirve aquí.

HIIT: Entrenamiento Interválico de Alta Intensidad

El significado de HIIT es sencillo: entrenamiento a intervalos de alta intensidad, o lo que es lo mismo, realización de series o circuitos de ejercicios realizados a la máxima intensidad durante periodos de tiempo cortos y un periodo de descanso entre uno mínimo.

Tal vez, explicado así, suene sencillo (lo es) y parezca poca cosa pero HIIT, tal y como cuenta Miriam Marta Andrés Calleja en este artículo, son las siglas de moda en el mundo del fitness por algo. Un entrenamiento HIIT de entre 4 y 7 minutos puede quemar tantas calorías como una hora de entrenamiento convencional.

Los entrenamientos de cardio convencionales se basa en mantener una intensidad constante durante una larga duración (entre 40 y  60 minutos) algo que se contrapone frontalmente con este sistema interválico que apuesta por una intensidad máxima durante intervalos muy breves. Tanto la intensidad como la duración de estos periodos deben adaptarse a cada persona y su estado de forma.

Aceleración del metabolismo y quema de calorías

Un estudio de la Universidad de Laval en Quebec (Canadá) ha demostrado la efectividad de esta forma de entrenamiento. Según las conclusiones del equipo liderado por el dr. Angelo Tremblay, una sesión de HIIT de solo 4 minutos consume 9 veces más calorías que un entrenamiento convencional de 30-45 minutos. Y todo tiene una explicación  muy sencilla: la aceleración del metabolismo.

En un primer momento, el entrenamiento convencional supone quemar el doble de calorías que la actividad a alta intensidad pero este sistema consigue acelerar el metabolismo de tal modo que en las dos horas siguientes al entrenamiento el gasto energético se eleva entre un 6 y un 15%.

Pero las conclusiones de este estudio revelan datos aún más sorprendentes sobre los beneficios de una práctica regular de entrenamientos de alta intensidad. Los números son bastante claros: un programa de entrenamiento de 15 semanas basado en HIIT logra una reducción de grasa 9 veces mayor que un programa de entrenamiento convencional de 20 semanas.

Unos números que resultan más que convincentes.

HIIT y su integración con otros sistemas de entrenamientos

Otra ventaja notable del HIIT es su fácil integración y/o combinación con otros sistemas de entrenamiento. Por ejemplo, una disciplina tan de moda como el CrossFit utiliza una metodología (adaptada) basada en este tipo de entrenamiento por intervalos a alta intensidad.

El método Tabata y su éxito son también otro buen ejemplo de los beneficios del HIIT.

El hecho de que en sesiones de unos pocos minutos se consigan estos resultados a nivel de quema de calorías y grasa combina muy bien con la práctica de cualquier otro sistema de entrenamiento y ejercicio. Se puede alternar, por ejemplo, sesiones de HIIT con la práctica del running y beneficiarse de las mejoras de la capacidad cardiorrespiratoria y muscular del primero para mejorar como runners.

Además, nos permite entrenar en días en que por cualquier motivo no tenemos tiempo de llevar a cabo una sesión de larga duración o en viajes y vacaciones.

Si estos beneficios y ventajas aún no te han convencido, te recomiendo probar este sistema durante unos días. No tienes nada que perder y la inversión en tiempo que vas a hacer es mínima.

hiit-MiriamMartaAndresCalleja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *